Testimonio 1

En el CMT viví experiencias únicas que las sigo valorando hasta hoy. Las tareas extracurriculares como el trabajo voluntario, las sesiones semanales en grupo, las mingas dominicales fueron parte importante en la formación de valores como la disciplina, la solidaridad, la puntualidad, el respeto y, especialmente, la entrega de nuestro tiempo a favor de los demás.

Elegí estudiar mecánica automotriz, la enseñanza en las aulas fue muy buena complementada con las prácticas dentro y fuera del CMT.

Recuerdo el día de la graduación, fue un honor dar el discurso de despedida en nombre de mis compañeros. En mi casa el festejo fue doble, pues una de mis hermanas se graduó en corte y confección en la misma promoción. Desde entonces, he trabajado en mi profesión.

La fotografía es otra actividad que me ha acompañado desde hace años: capturo rostros, alegrías, tristezas, paisajes, …

Actualmente vivo en Tulcán con mi esposa. Gracias al CMT tengo una profesión, valores humanos y religiosos, amigos que no se olvidan de mí.

Noé Fabián Calderón
Egresado del CMT en 1996