Comunicado importante

Descargar documento

CENTRO DEL MUCHACHO TRABAJADOR – UNA FAMILIA DE FAMILIAS
“Mirando hacia el futuro”

Quito, 16 de junio del 2017
Prov-ECU/2017/36

En 1964, el Centro del Muchacho Trabajador, CMT, Una Familia de Familias inició un camino de servicio a favor de niños, niñas y adolescentes trabajadores y sus familias en la ciudad de Quito, bajo la conducción del P. John Halligan S. J., las religiosas de la Congregación de la Bienaventurada Virgen María y su equipo de colaboradores.
El CMT es una obra social y educativa de la Compañía de Jesús en el Ecuador, comprometida con los más pobres, que, a través de sus dos sedes (La Marín y Cotocollao) ofrece una propuesta focalizada en el crecimiento humano, la formación técnica y los valores cristianos. De ahí su denominación como “Una familia de familias”.
El recorrido del CMT ha sido muy fructífero en estos años y esto sólo puede entenderse desde nuestra profunda confianza en Dios y desde el amor y la vocación de servicio que ha guiado nuestras acciones. En coherencia con el pensamiento social de la Compañía de Jesús, el CMT cree profundamente que la atención a los más desposeídos de la sociedad debe caracterizarse por su calidad, compromiso, responsabilidad y efectividad.
Desde hace algunos años hemos experimentado circunstancias complejas que nos obligan a tomar acciones oportunas para garantizar la continuidad de nuestros servicios. Por una parte, hemos constatado la urgencia que nos demanda la normativa internacional y nacional exhortándonos a incrementar esfuerzos para la erradicación del trabajo infantil, y por otra parte, sentimos a diario los efectos de la reducción progresiva de la cooperación internacional que afecta ostensiblemente
nuestras finanzas.
Es por esto que hemos tomado una decisión difícil pero necesaria para superar las actuales circunstancias: la unificación de las dos sedes en Cotocollao a partir del año lectivo 2017 – 2018. Esta decisión está sustentada en un amplio análisis de la situación del CMT en los últimos seis años. El análisis comprendió diagnósticos, estudios de impacto, valoración de metodologías, auditorías, etc.
Estos instrumentos reflejaron el alto riesgo que corríamos de que nuestro servicio pudiera llegar a ser deficiente si no se toman los correctivos necesarios.
Estamos seguros que esta decisión permitirá encauzar mejor nuestra atención y optimizar nuestros recursos que –como todos ustedes conocen– dependen de la solidaridad de nuestros amigos e instituciones dentro y fuera del Ecuador.
Sabemos que esta decisión traerá algunas complicaciones para las familias de la sede de La Marín. Para ellos hemos pensado en algunas alternativas que les permita superar esta transición con todas las facilidades posibles.
Como compañeros de Jesús y seguidores de su proyecto del Reino, reafirmamos nuestro compromiso de trabajar por y con los más débiles y excluidos y anunciarles con las palabras y las obras el amor misericordioso del Padre.

Con especial afecto en el Señor,

P. Gustavo Calderón, S.J.
Provincial de la Compañía de Jesús en el Ecuador

Compártelo:
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • FriendFeed
  • StumbleUpon
  • Digg
  • del.icio.us
  • Google Buzz
  • Posterous
  • Orkut
  • email
  • Add to favorites
  • PDF
  • Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *