Historia

1964 – 1974
Nos iniciamos en un gran desván junto al campanario de la Iglesia La Compañía con 200 niños limpiabotas y trabajadores de la calle que laboraban en el centro histórico de Quito. Organizamos los primeros grados de la escuela primaria y el servicio de salud con atención médica y odontológica; en el campo de la capacitación estructuramos los talleres de carpintería y zapatería y compartimos tres comidas diarias y espacios de recreación.

1974 – 1984

En esta década inauguramos la primera sede propia del CMT en el centro de Quito (La Marín) e invitamos a participar a la familia del niño trabajador en un programa integral de formación. Ampliamos los servicios y programas incluyendo el centro infantil, educación de adultos y capacitación en varias ramas técnicas.

En 1981 ampliamos la cobertura de nuestros servicios incluyéndose a 400 familias al entrar en funcionamiento las nuevas instalaciones del Centro
del Muchacho Trabajador Nº 2 en el noroeste de Quito (Cotocollao).

1984 – 1994

Esta etapa se caracterizó por los niveles de calidad y perfeccionamiento de nuestros talleres de educación técnica, lo cual mereció el reconocimiento y legalización de los títulos por parte de la Junta de Defensa del Artesano y del Ministerio de Educación. El éxito de la metodología de enseñanza bajo la premisa del “aprender-haciendo” demostró fehacientemente sus indiscutibles bondades.

También rescatamos e impulsamos la “minga” como instrumento de solidaridad y participación de las familias afiliadas para llevar adelante la construcción y mejoramiento de sus viviendas.

1994 – 2004

Ampliamos los servicios de salud con el Laboratorio Clínico e iniciamos los cursos de formación de Promotoras de Salud.
Organizamos la Escuela de Negocios como complemento a las fases de producción de los talleres de aprendizaje para que los productos elaborados puedan ser comercializados en mejores condiciones.
Parte fundamental del proyecto de consolidación de la gestión de nuestros participantes es el programa de capacitación de microempresarios y la entrega de préstamos en condiciones privilegiadas para dichas actividades.

En el año 2002 incorporamos a nuestras actividades el Programa “Gota de Leche”, producto de la donación del edificio y programa al CMT por la Sociedad Gota de Leche, como una iniciativa de la familia de la señora Maruja Fernández Salvador de Maynard.

2004 – 2010

Creamos la Oficina de Desarrollo para reposicionar el nombre del CMT, sistematizar y validar nuestra experiencia para ofrecer una propuesta de desarrollo humano que contribuye a la erradicación de la pobreza y al reconocimiento social de la infancia trabajadora.

En el año 2006, publicamos un estudio externo de evaluación de impacto que muestra con cifras claras el resultado del trabajo constante que el CMT realiza a favor de sus beneficiarios, quienes han recibido una respuesta desde un abordaje integral del ser humano, de la persona con su entorno, con su familia, con sus problemas y también con sus sueños y sus derechos.

Esta es una década en la que privilegiamos nuestra participación en espacios públicos de defensa de los derechos de la infancia y de lucha por la erradicación de la pobreza.

2010 – 2017

Coincidiendo con la celebración de los 50 años de fundación del CMT, firmamos convenios de cooperación con instancias públicas para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Mantenemos un programa extracurricular lúdico-formativo que garantiza que los niños y adolescentes dejen el trabajo en las calles, alineándonos a la política pública.

Adaptándonos a la nueva normativa en el ámbito educativo firmamos un convenio con el SECAP para certificar en competencias laborales a los adolescentes que egresan del CMT.